La mujer mexicana que dejó en papel sus entrañas

Una bala en el corazón frente al altar mayor de una catedral hoy incendiada

La vida de mito de una tormenta encarnada,

artista, politóloga, escritora, piel de amiga y confidente.

El rayo que traspasó el cielo mexicano,

destino escrito en tinta azul de varios tonos…

vaho trémulo que incita a la vida

pero también a la muerte.

María Antonieta Rivas Mercado,

sangre perenne que bañó de historia el sagrario

mujer mexicana que dejó en papel sus entrañas.

Hoy cerramos el día con la noticia del incendio en Notre Dame y en automático hemos recordado con tristeza el suicidio de María Antonieta Rivas Mercado quien fue actriz, escritora, promotora cultural y defensora de los derechos de la mujer.

Antonieta se suicidó el 11 de febrero de 1931, dentro de la Catedral de Notre Dame con la pistola que Vasconcelos siempre llevaba consigo. Ella perteneció al círculo de artistas e intelectuales que renovaron la cultura mexicana al concluir la revolución.

Su vida y su trágica muerte en la Catedral de Notre Dame de París inspiraron la cinta México-hispano-francesa Antonieta, dirigida por el español Carlos Saura y con la actriz francesa Isabelle Adjani en el papel principal. Sobre esta película Miguel Ángel Porrúa publicó el guión, y este año Editores Libreros lo ha reeditado. El texto se llama María Antonieta Rivas Mercado escrito por Andrés Henestrosa del cual hoy compartimos la presentación. 

“Una estrella fugaz

A.H.

“Antonieta Rivas Mercado se escribió como guion de la película Antonieta; pero sólo lo fue en una mínima parte: de lo que pudiera llamarse su guion y argumento se aparta casi en absoluto con lo que puede decirse que le es ajeno. Más pudieron servirá a aquellos fines las conversaciones que tuve con el productor. Carlos Saura, español, quien vino a México, en vísperas de la filmación, a tratar con doña Margarita López Portillo, la principal productora de Antonieta. El trato irreverente a José Vasconcelos que se observa en algún pasaje de la película, no es obra mía, en lo absoluto. Quede dicho para tranquilidad de mi conciencia. María Antonieta Rivas Mercado se publica por primera vez primera en vísperas del centenario del nacimiento de aquella desdichada mujer que atravesó el cielo de México como un relámpago; por su fugacidad y por la luz con que lo iluminó. Vivió 31 años: un relámpago, apenas un parpadeo del tiempo.”

Escuelas, libros y retos

abril 15, 2019

Génesis, desarrollo y consolidación de los grupos estudiantiles de choque en la UNAM (1930-1990)

abril 15, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *