Escuelas, libros y retos

Una característica común de un lector es que desde el seno familiar le fue inculcado el gusto por la lectura; si este es un proceso correcto para conseguir una sociedad más cercana a los libros la formula a seguir es forjar a los niños en los libros desde la escuela ya que este es el segundo lugar donde mas tiempo pasan.

Las estrategias implementadas han sido diversas pero aún no hemos conseguido tener un país que sabe leer y escribir pero no por ello culto. De acuerdo a datos del INEGI en México 4 millones 749 mil 057 personas no sabían leer ni escribir un recado hasta el año 2015, la cifra parece alarmante más no es así porque el número sólo representa al 5% de la población.

Lo que sí preocupa es que tengamos un público poco selectivo en sus lecturas y que las escuelas sólo se enfoquen en lecturas académicas dejando a un lado los textos recreativos que nutren el espíritu y enriquecen la mente.

Aún tenemos más preguntas que respuestas, somos un país joven en cuanto a hábitos de lectura; tenemos potencial y grandes plumas por leer. El recorrido lo tenemos, falta revisar nuestra historia y ver los aciertos y fracasos para implementar mejores políticas y estrategias para hacer de México no sólo un país de letras, que ya lo es, sino una nación lectora.

Roma y los Halcones

febrero 27, 2019

La mujer mexicana que dejó en papel sus entrañas

febrero 27, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *