Comunicación, educación y cultura de paz.


Cortés Romero, Edith, Natalia Vázquez González, Guillermina Díaz Pérez y Javier Arzuaga Magnoni. Coordinadores

Área: Comunicación
Materia: Crítica de Medios de Comunicación de Masas Violencia Educación – América Latina Tecnología de la Información
Coeditor(es): Universidad Autónoma del Estado de México. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales
ISBN: 978-607-401-001-5
NO. de catálogo: 016055-01
Edición: octubre de 2008
Encuadernación: rústica
Páginas: 224 pp.
Medidas: 17 X 21 cm
Peso: 300 g.
Textos: Edith Cortés Romero, Natalia Vázquez González, Guillermina Díaz Pérez, Javier Arzuaga Magnoni, Thomas Tufte, Clemente Penalva, Daniel de la Parra, Inés Cornejo Portugal, Elizabeth Bellon Cárdenas, Lenin Martell, María de las Mercedes Portilla Luja, Nelly Shayne Lucas Estrada, Gabriela Baca Zapata, Martha Gómez Collado, Emilio Gerardo Arriaga Álvarez, Rosalba Moreno Coahuila, Juan Carlos Patiño, Natalia Ix-chel Vázquez González, Francisco Jiménez Bautista, Luis Alfonso Guadarrama, Rico, Jannet Socorro Valero Vilchis y Rodrigo Sánchez Arce.
Haga clic aquí para ver la imagen más grande



 $240.00 MXN


Como bien sabemos, la violencia produce un círculo vicioso que no permite el desarrollo del ser humano e incluso lo puede llevar a su propia destrucción. Es por ello que el concepto de paz es cada vez más recurrido, utilizado e investigado desde la perspectiva teórica y práctica. A partir de las guerras mundiales se cobra conciencia de la importancia de la paz y surgen instituciones y organismos que buscan dar los primeros pasos para la consecución de la paz y estimulan es estudio para alcanzar dicho objetivo., pero hasta ahora han sido insuficientes. Para avanzar en este objetivo es necesario diseñar una educación para la paz que consiste en el análisis y la crítica reflexiva del mundo en que vivimos para lograr en los individuos un compromiso transformador. Hay que inculcarle al individuo lo criterios que le permitan enfrentar las diferencias y divergencias sin violencia. Por su parte los medios de comunicación deben servir como el escenario a partir del cual se pueden realizar acciones que fortalezcan la cultura de la paz.